SECCIONES

A LA CHILENA

SERVICIOS

HERRAMIENTAS

CORPORATIVO
EMPRESAS
Socio de IAB CHILECertifica.com
RECORRIENDO CHILE

SAN JOSÉ DE MAIPO

San José de Maipo

Subiendo hacia el oriente por el Camino al Volcán, al suroeste de la capital, una serie de localidades que van bordeando el Río Maipo, rematan en San José. La pequeña ciudad se encuentra flanqueada al norte y al sur por altas montañas, que en invierno normalmente están nevadas y en primavera albergan una variada vegetación de montaña, época en la que también toman presencia diversas especies de pajaritos de la zona.

Lugar de Sanación
Las calles del poblado son sencillas y tranquilas, así también como sus habitantes. Las casas de fachadas continuas de un piso, muchas aún de adobe, son el tipo de construcción que históricamente le han dado forma a las calles; aunque hoy se puede encontrar variados tipos de vivienda, e incluso villas nuevas, como la que esta al borde del río, o hacia el otro extremo, en los faldeos del Cerro Divisadero. Aquí se encuentra el antiguo sanatorio de mujeres Carolina Deursther de Tocornal, declarado monumento histórico en 2004 y visible desde varios puntos de la ciudad. La gran casona familiar fue construida alrededor de 1830 por el ex cónsul holandés Juan Francisco Deursther y fue entregada en comodato a la salud pública por su hija en 1950.

Gracias al excelente aire cordillerano, venían hasta aquí desde todo Chile, quienes padecían de la mortal tuberculosis. Por aquel entonces, la cuidad gozaba de su fama de lugar idóneo para sanación y gran cantidad de vecinos trabajaban en los sanatorios. Los enfermos se alojaban también en el Hotel Francia, ubicado a un costado de la Plaza de Armas, habilitado especialmente para este fin, el que luego pasaría a ser el Sanatorio Laennec, hoy declarado Monumento Histórico.

A una cuadra del sanatorio está la iglesia del pueblo que data de 1798 y que fuera declarada Monumento histórico el año 2002. Las ceremonias religiosas de los domingos, aumentan la vida social de la plaza, donde se ponen puestos con artesanías.

Darse una Vuelta
Aparte de la gente del pueblo, aquí aun es posible ver arrieros de verdad, a caballo, con poncho y sombrero campesino. Hombres de trabajo rudo, que conocen la montaña y más de alguna historia de cuatreros, de aquellos que venden animales adquiridos malamente, en Chile o traspasando el límite con Argentina.

Si se trata de comer bien, un lugar recomendable es el restaurante y residencial La Inesita, que ya cuenta con más de cincuenta años de servicio y gastronomía chilena de la zona. Se encuentra a la salida de San José hacia Santiago, por donde antiguamente se entraba al poblado. Para pasear después de almuerzo puede cruzar y caminar un par de cuadras hacia la antigua estación de San José, un pequeño galpón que rememora el tren que partía desde Puente Alto y llegaba hasta San Gabriel. Era un ferrocarril de trocha angosta (o de montaña), cuyo funcionamiento dejó un túnel y puentes por todo el camino.

San José es el lugar más urbano de una zona de campo cordillerano, aunque entre las actividades del lugar, la minería también ha tenido un papel  importante con extracciones de oro, plata y cobre en sus inicios y hoy día con minería no metálica (caliza y yeso principalmente).

Construido por Necesidad
Los primeros habitantes del lugar fueron los Chiquillanes, etnia que vivía en el actual sector de San Gabriel, dos localidades más hacia el oriente de San José. También se sabe de la presencia Inca, gracias al descubrimiento de una Momia en el Cerro El Plomo.

Ya después de la conquista, se instalaron diversas comunidades mineras, dedicadas a la explotación de una de las primeras minas de plata del país, "San Pedro de Nolasco", la que generó grandes ganancias en su época. Fue por esto que surgió la necesidad de fundar aquí una ciudad que apoyara dichas faenas y el 16 de julio de 1792, el entonces Gobernador del Reino de Chile, don Ambrosio O?Higgins, le dio el nombre de Villa San José de Maipo, en honor de San José. La distribución original responde a 27 manzanas de 84 metros por lado, las que están cortadas por nueve calles de sur a norte y cuatro de este a oeste. Posteriormente paso a llamarse Villa Alta, para luego llamarse como actualmente se conoce.

Un año más tarde de la fundación, en el año 1793 se hizo la distribución de los 104 terrenos o "solares", como se llamaban en aquel entonces. El párroco José Santos Arambulo fue quien recibió los dos primeros: uno para la casa parroquial y otro para la iglesia, la que comenzó a entregar los sacramentos antes de la construcción del edificio, cinco años más tarde. Su torre fue levantada por el Presbítero Rafael Eizaguirre E., a quien se le debe también la existencia del Hospital, el Cementerio y la Escuela Parroquial que lleva su nombre, su obra más destacada.

Por Alejandro Dreisziger

Compartir Share/Bookmark
blog comments powered by Disqus


Reserve Hotel

Destino
Fecha de llegada
calendar
Fecha de salida
calendar

Destacamos

$destacado->arti_titulo

Sopas, el Calor del Invierno

Ante las bajas temperaturas, son parte de un menú ideal, especialmente porque permiten disfrutar de una gran cantidad de sabores sin dejar de cuidarse en invierno. Esa es la propuesta natural de OH! Salad Garden, que hoy nos entrega tres de sus recetas...
leer más

$destacado->arti_titulo

Antofagasta Está Lista para el Dakar 2011

El próximo miércoles 5 de enero recibe el ingreso de la caravana a Chile por el Paso Fronterizo de Jama...
leer más