SECCIONES

A LA CHILENA

SERVICIOS

HERRAMIENTAS

CORPORATIVO
EMPRESAS
Socio de IAB CHILECertifica.com
RECORRIENDO CHILE

OVALLE

Ovalle

En medio de cerros sembrados con plantaciones largamente cuidadas, aparece Ovalle, capital provincial de Limarí, que dormitaba en medio de sus espectaculares potenciales turísticos que han sido eclipsados por otras bellezas que compiten por la preferencia de los viajeros que van a la región. Sin embargo, merece una cuidada revisión de sus principales atracciones como localidad y como puerta de entrada al valle de Limarí.

Ovalle destila encanto en sus calles plagadas de construcciones de adobe, de un solo piso y con grandes patios interiores, como también en la llegada de la modernidad en donde en la calle Vicuña Mackenna se encuentran grandes tiendas y un comercio que vive desde el despunte del sol.

El Granero del Norte Chico
Desde las primeras épocas de la república, el sitio donde se ubica la actual ciudad fue un conjunto de haciendas destinadas a la agricultura y ello es una herencia que ha perdurado hasta hoy.

Ovalle cuenta con una de las principales ferias de la región en la que se pueden encontrar toda clase de verduras y frutas, como también carnes, quesos, hierbas o picadas típicas.

El sector ubicado en la ex estación de trenes, al final de la calle Benavente, es una atracción por sí misma, el paseo entre sus feriantes es fabuloso. Además acá es posible encontrar a una cantidad impresionante de gente que viene desde otros sectores a comprar y a negociar productos ya que a un costado del recinto está el terminal de microbuses rurales, que ya son un espectáculo por sí mismos, al ser realmente “rurales” sin lujos ni comodidades pero capaces de llevar sin contratiempo a sus pasajeros a sectores como Tulahuén o Pichasca.

Toda esta febril actividad, acompañada por la simpatía de sus vendedores, es el producto del río Limarí, que para observarlo en una buen dimensión es necesario salir un par de kilómetros por el camino hacia Montepatria, en donde se ubica el balneario de Los Peñones y en el que, subiendo un poco por la ruta, se puede observar un mirador hacia la ciudad, un verdadero oasis en medio de cerros con poca vegetación.

La Plaza y la Iglesia
Avanzando por la comercial Vicuña Mackenna, se llegará a la Plaza de Armas, uno de los principales referentes del actual estado de Ovalle. La mixtura arquitectónica es una de sus claves, como por ejemplo el ver al moderno y lleno de espejos-ventanas edificio de los servicios provinciales al lado del antiguo y hermosamente bien conservada casa del Club Social. Pero la plaza tiene aroma a historia con el marco de hermosas palmeras phoenix, jacarandá y árboles africanos. Su fuente principal, de bronce, fue donada por el minero José Tomás Urmeneta, mientras el pavimento es una mezcla de minerales fundidos.

Al frente de la plaza, se encuentra la bellísima iglesia de San Vicente, reconstruida luego del terremoto de 1996, es impresionante, pero no por su fastuosidad, si no que más por su buen gusto. Pequeña, de madera, a cada costado de la nave central hay patios, en uno de encuentra una galería de imágenes a la que la gente se encomienda,  mientras que en el patio que da a la calle, está la sacristía y un Cristo que está en medio flores de todo tipo.

La Herencia Ancestral Diaguita
Ovalle se encuentra en medio de riquísimos sitios arqueológicos de las antiguas culturas como los Molles, Diaguitas e Incas que vivieron en la zona, es por ello que uno de los hitos importantes de la ciudad es el Museo de Limarí. Ubicado en la calle Covarrubias, el lugar posee una completa muestra de alfarería, principalmente diaguita, en donde es sumamente educativo conocer la alta capacidad artística y espiritual que cada trabajo tenía.

Cestos, vasijas, utensilios ceremoniales, collares, etc., presentan a un grupo humano que valoró sus pinturas y formas geométricas como un escalón más en la evolución de su cultura. Asímismo es posible informarse sobre las costumbres de estos grupos autóctonos y cómo la llegada del imperio inca casi eliminó por completo la presencia diaguita a la llegada de los primeros españoles.

La posibilidad de conocer la herencia de los primeros fundadores de estos valles no puede obviarse y es necesaria su visita.

Para continuar descubriendo la ciudad, recomendamos dos opciones: el mercado y la calle Aristía. En el primer sector es posible encontrar sectores tradicionales de antiguas casas reutilizadas como modestas pensiones y restaurantes con suculentas ofertas de tres platos por mil pesos o las marisquerías que traen los productos costeros a la mesa.

En cuanto a la calle Aristía, es una de las principales de Ovalle y que cruza de norte a sur con un parque de amplios bandejones y con añosas palmeras. Acá se juntan grupos de hombres esperando que los capataces y patrones de los predios cercanos los recojan para trabajar por la temporada.

Esta misma calle es el afluente de la mayor parte de los buses que atraviesan esta puerta del Limarí, tentando en sus marcha el conocimiento, el descubrimiento, de un Chile cercano pero sumamente oculto: Punitaqui, Montegrande, Sotaqui, Tulahuén o El Palqui, nombres que ocultan belleza y gente abierta y a muy pocos kilómetros.

 

Por Jorge López Orozco

Compartir Share/Bookmark
blog comments powered by Disqus


Reserve Hotel

Destino
Fecha de llegada
calendar
Fecha de salida
calendar

Destacamos

$destacado->arti_titulo

Adolescencia Interrumpida

Las dificultades y los miedos que viven las niñas al saber que están embarazadas…
leer más

$destacado->arti_titulo

El Parrón de Providencia

Un lugar donde degustar los sabores de la cocina chilena. comparten con nosotros un aromático Filete Mafioso…
leer más