SECCIONES

A LA CHILENA

SERVICIOS

HERRAMIENTAS

CORPORATIVO
EMPRESAS
Socio de IAB CHILECertifica.com
RECORRIENDO CHILE

POMAIRE

Pomaire

Chanchitos de greda en versión siglo XXI, coloreados y/o enchulados, conforman una de las postales más frecuentes de Pomaire en la actualidad. Lo cromático, sin embargo, no amaga el poder ocre de la greda, elemento primordial que conforma una serie de utensilios y adornos que han dado fama a este poblado y que lo han ubicado como uno de los lugares más visitados dentro del valle central.

Acá todo sale de la tierra. Desde los muros de sus largas casonas, algunas de sus calles y, sin duda, los productos manufacturados que se venden a los visitantes. Técnica centenaria que ha sido enriquecida de generación en generación y de conquista en conquista.

De lo Diaguita....
Pomaire está enclavado entre la Autopista del Sol y los cerros de la cordillera de la Costa. Pocas cuadras son el refugio de su alfarería que ha provocado transformarlas en una zona relevante de las tradiciones nacionales.

Su historia no es nueva. Asentamiento indígena, la cultura diaguita en primer término y posteriormente los Incas, provocaron un avance cualitativo de las técnicas de creación de cacharros y otros utensilios de cocina y/o recolección.

La alfarería entraba de manera definitiva en la zona. Posteriormente con la llegada de los españoles, el lugar fue convertido en un pequeño villorrio. En 1771 se funda una pequeña villa que toma el nombre quechua de Pomaire (lugar de salteadores).

Nominación extraña para una zona de artesanos que desde esos tiempos heredaron las antiguas tradiciones de los pueblos originarios y que instauraron fama en la comarca de Melipilla.

…a la Empanada de Medio Kilo
La creación de diversos artefactos en greda fue a pequeña escala durante varias décadas. No obstante en los años ’70 la perdida de terrenos cultivables en agricultores pequeños y la cesantía, obligó a retomar de manera familiar la herencia alfarera.

Pomaire comienza a mostrar todo su potencial creativo. El arte de la zona esta clasificado en tres grupos a saber: miniaturas, que son pequeñas figuritas hechas con gran minuciosidad, con motivos generalmente campesinos y religiosos. Posteriormente están las decorativas, que son de mayor tamaño y motivos libres. Finalmente encontramos la utilitaria: ollas, pailas, fuentes, maceteros, y otros objetos.

Cada casa-taller es un pequeño cosmos. Hay galerías muy simples hasta grandes casonas en que se vende toda la gama de artesanías anteriormente señaladas. Con suerte se puede ver a los portadores de este arte trabajando y enseñando de que trata cada paso en la creación de los modelos.

La atmósfera campesina se respira. Se vivencia a cada paso, mientras centenares de turistas van con sus compras envueltas en papel de diario y bolsas.

La transformación de Pomaire en un eje turístico ha conllevado a mejoras que se han visto representadas en lo gastronómico. Platos típicos del campo: cazuelas, charquicanes y la afamada empanda de pino de medio kilo.

Verdadero titán para un estómago normal y aliado para las barrigas generosas. Como recomendación esta el restaurant “La Greda” (imposible otro nombre) que fue el responsable y organizador de meter a Pomaire en los récord Guiness con la empanada más grande del mundo el año 1995.

Un panorama completo para los buscadores de lo propio, de lo verdaderamente chileno y de una tradición que se ha mantenido en centurias de vida nacional. Un verdadero lugar para sentir que el Bicentenario es más que palabras: está vivo en las manos alfareras.

Por Jorge López Orozco (periodistaviajero@chile.com)

Compartir Share/Bookmark
blog comments powered by Disqus


Reserve Hotel

Destino
Fecha de llegada
calendar
Fecha de salida
calendar

Destacamos

$destacado->arti_titulo

El Teletrabajo

Nunca más corbata ni largas filas para abordar un bus. Este tipo de labor sólo trae beneficios según los expertos, aunque todavía es privilegio de pocos…
leer más

$destacado->arti_titulo

Madre Soltera por Opción

Profesionales exitosas sienten que algo les falta. Al llegar a los 30, se saltan las convenciones para concretar el deseo de ser mamás…
leer más