SECCIONES

A LA CHILENA

SERVICIOS

HERRAMIENTAS

CORPORATIVO
EMPRESAS
Socio de IAB CHILECertifica.com
RECORRIENDO CHILE

ARICA

Arica

El afamado Morro de Arica, que fue uno de los íconos de las batallas de la Guerra del Pacífico, se ha convertido hoy en día en uno de los paseos emblemáticos y de mayor significación para la más septentrional de las ciudades chilenas.

Es extraño que un hito que simboliza una época nefasta de divisiones y resquemores sea igualmente visitado por peruanos, bolivianos o chilenos. La duda se difumina al caminar por las calles de Arica y vivenciar su espíritu multinacional, latinoamericano y sobre todo: honesto.

Lo ocre de los cerros contrasta fuertemente con el azul intenso del océano y estos dos colores son los que dominan gran parte del paisaje de la ciudad. Las mismas tonalidades que observaron los precolombinos chinchorros hace 5 mil años A.C y que fueron los primero pobladores de esta franja litoral.

Una Historia: Dos Países
Fueron los españoles los que aprovecharon en mayor medida el asentamiento que durante milenios regentaron los habitantes originarios de Arica.

En 1565 el virreinato de Perú le dio categoría de corregimiento a esta zona y en 1570 fue proclamada como "ciudad". Su utilidad principal fue la de puerto en que se embarcaron las grandes riquezas provenientes del yacimiento de plata de Potosí.

Durante el siglo XIX, en su primera parte, la república de Perú regentó la ciudad, sin embargo debido a la historia conocida y el avance del ejército nacional en la confrontación de 1880 que llevó a la conquista del Morro.
Este hecho detonaría el cambio de nacionalidad de la ciudad. Al menos en sus límites geopolíticos porque en sus calles se respira el aire de ambas naciones. Incakola, chifas, ceviches junto a piscolas, barros lucos o los tradicionales modismos chilenos, se conjugan en sus calles.

Playas y Olas de Surf
Desde el Morro la panorámica es excepcional. Sobre la costanera se divisa la ex isla Alacrán, afamada por ser uno de sus sectores uno de los mejores "spots" del mundo para surfear.

"El Gringo", la ola más afamada de Arica posee condiciones ideales: tubo profundo, altura, quiebres derechos e izquierdos y una rompiente que lleva directo al fondo de rocas. Características ideales para transformarla en una experiencia en la cuál, sólo este año, se han realizado fechas internacionales del campeonato de surf y bodyboard. La mejor hora es la mañana, por la falta de viento.

Es normal ver una veintena de deportistas exprimiendo cada ola. Otros sectores de renombre son "El Buey", "El Toro Viejo", "El Brazo", "La Isla" o "El Tubo".

Para quienes prefieren lo tradicional: guata al sol y mareas dominables, hay una buena cantidad de ofertas.
En la zona norte se ubica primero "Las Machas", desolada y amplia playa de arenas rubias. Más recomendable para baños de sol debido a sus fuertes corrientes.

Posteriormente se ubica la "Chinchorro", playa larga y de aguas calmas que se ha convertido en foco turístico debido al gran número de bares y discos que se ubican en sus cercanías.

Desde la ex isla Alacrán hacia el sur se extiende una bien cuidada costanera con ciclovía. Su trazado lleva por las principales playas de Arica: El Laucho, La Lisera y Playa Brava. Todas bien equipadas, seguras y con el clima primaveral ariqueño asegurado.

Más al sur se ubica "Corazones", lugar apartado y con impresionantes acantilados que son regentados por centenares de aves que hacen sus nidos en un promontorio. Hay cavernas que se pueden cruzar caminando o en mountainbike. También es zona de hallazgos arqueológicos y de un paisaje conmovedor.

Arica, Siempre Arica
¿Qué querrá decir este dicho? Críptico casi, lo único que este cronista podría aseverar es que el alma de esta ciudad se mantiene desde la última visita de tres años atrás.

Calidez de su gente, amabilidad en el trato y una tranquilidad que sólo se encuentra en las regiones.

Otro de sus "siempre" son los sitios a visitar y que destacan en la oferta turística local. Para ver: el Museo de Armas ubicado en el techo del Morro, con pertrechos de la guerra de hace más de un siglo, o los monumentos nacionales como la Aduana (1874) o la Iglesia San Marco (1876), ambas creadas en los talleres de Gustave Eiffel, el mismísimo de la torre parisina.

Para ver a los ariqueños en su máxima cotidianeidad es imprescindible un paseo por sus calles peatonales como Sagra o Bolognesi, en la que conviven artesanos, pubs y tiendas comerciales. Acá si hay siesta, por lo tanto muchos cierran durante varias horas, sin embargo todo reabre hasta las 11 PM,

Otros puntos de interés son el Casino, lugar de eventos, de casi millonarios y de un pub karaoke nocturno; el Terminal Pesquero en dónde las delicias del Pacífico salen frescas a su plato o el Valle de Azapa que tiene el Museo  de San miguel con las momias más antiguas del mundo y olivares a raudales para los amantes de las aceitunas.

La puerta norte de Chile contiene más de lo que dice este reportaje o las fotografías del mismo. Es un lugar diferenciado del resto de las características nacionales y, tal vez, por ser uno de sus extremos ha caído en cierto olvido.

No obstante Arica tiene un caudal de visiones, historias y naturaleza para el viajero que se interese más en ella. No por nada es la cabeza de una de las nuevas regiones chilenas. Va siendo hora de explorarla con mayor detenimiento.

Texto y fotografías: Jorge López Orozco (periodistaviajero@chile.com)

Compartir Share/Bookmark
blog comments powered by Disqus


Reserve Hotel

Destino
Fecha de llegada
calendar
Fecha de salida
calendar

Destacamos

$destacado->arti_titulo

La Langosta de Juan Fernández

El Restaurante Squella aún puede sorprender, especialmente de la mano de su nuevo chef, Juan Ramírez, quien ha llegado decidido a potenciar sus sabores, incluyendo la langosta que hoy comparte con nosotros...
leer más

$destacado->arti_titulo

Rescatando la Merluza

El chef Luis Cruzat, del Restaurant Latin Grill acaba de cambiar la carta y sigue con sus menús temáticos con los cuales ha conquistado hasta los paladares más exigentes. Hoy nos presenta la receta de una merluza en pasta de ostiones y crema de puerros...
leer más