SECCIONES

A LA CHILENA

SERVICIOS

HERRAMIENTAS

CORPORATIVO
EMPRESAS
Socio de IAB CHILECertifica.com
CULTURA Y ESPECTÁCULOS

LOS MITOS DE CHILOÉ

Dicen que en los espesos bosques del sur del mundo, un ser de poco más de un metro de alto espera colgado entre las ramas hasta que una muchacha virgen pasa cerca. Con la sola fuerza de su mirada es capaz de hacerla caer en un largo sueño de amor. Dicen también que hay una bruja mensajera que para volar debe vomitar sus intestinos ocultos entre el follaje. Ambas historias, que circulan de boca en boca, son parte de los numerosos mitos que en Chiloé han florecido desde los tiempos más remotos.

Nacen generalmente como explicación a fenómenos naturales o como respuesta a preguntas de la existencia. Cada sociedad hace los suyos y seguirles la huella a través de sus innumerables cambios y mutaciones es prácticamente imposible. Transitan a través de las voces y las generaciones, y en el camino van adquiriendo fuerza y capacidad explicativa. Cada sociedad tiene sus propios mitos y cree en ellos como verdad última.

Chile, con su diversidad de culturas, es una tierra particularmente próspera en mitología. En ocasiones las creencias de una cultura y otra se entrecruzan, dando origen a nuevas historias. Y en las islas que conforman Chiloé la magia y los mitos parecen estar agazapados debajo de cada hoja de nalca, en el torrencial ritmo de la lluvia o en el incansable y efervescente sonido de las playas.

Hubo una época en la que los mitos lo explicaron todo en Chiloé. Las enfermedades, la abundancia, la escasez, las inundaciones, los embarazos no deseados. Durante cientos de años la magia y la brujería se han entrecruzado hasta formar un tejido fascinante de historias que vale la pena conocer. Chiloé custodia muy bien esta tradición porque es parte de nuestro patrimonio cultural, aun cuando en la actualidad son muy pocas personas, y generalmente de edad avanzada, las que creen en los mitos.

Marcos Acevedo, investigador y músico del grupo Chilhué, explica que la globalización, la modernidad y los medios de comunicación han hecho que el terreno de los mitos pierdan espacio o sean menos considerados. Los avances tecnológicos "han comenzado a arrinconar a estos personajes. Si no existe el bosque, no existe el Trauco. Si no existe un mar no contaminado, evidentemente la Pincoya va perdiendo presencia. Hay momentos en que el abuelo ya no funciona, se empiezan a perder estas ideas que sirven al hombre para mantener una armonía con la naturaleza", explica.

Para que sepas cómo concebían el mundo los chilotes de antes, te mostramos las principales creencias y personajes de su mitología.

Los Personajes
La tradición oral -que ha sido recopilado por investigadores, folcloristas y antropólogos- establece que en el comienzo de los tiempos, Chiloé estaba unido al resto del continente. Sin embargo, la serpiente Coicoi Vilú (también denominada Kai kai Vilú, o Caicai Vilú), divinidad del agua, decidió inundarlo todo y destruirlo. Subió el nivel de las aguas; campos y cerros comenzaron a sumergirse, y la vida terrestre, a morir. Tenten Vilú, entonces, la serpiente que encarna la divinidad terrestre, se apiadó de los hombres y los animales, los ayudó a subir a los puntos más altos o les dio el poder de volar. Ambas serpientes se trenzaron en una feroz lucha, que dio como resultado el equilibrio actual en la isla, y el triunfo momentáneo de una u otra explica las inundaciones y bajas de la marea.

Bajo el mandato de Coicoi Vilú, una hermosa mujer y un lobo marino dieron vida al Millalobo, criatura que tiene el torso y los brazos de un hombre, cola de lobo marino y su rostro es mezcla de hombre y pez. Es el rey del mar y gobierna las mareas, la fertilidad de las aguas y su movimiento. Es el equivalente de Poseidón en la mitología griega o de Neptuno, según la romana. Su esposa es la Huenchula, una bella mujer que se fue a vivir con él en el fondo del mar. De esta unión nacieron la Pincoya, la Sirena y el Pincoy; estos tres hijos ayudan a su padre en las labores del mar. La madre de la Huenchula es una poderosa machi, llamada Huenchur, quien buscando a su hija perdida se internó en el mar y murió. Fue resucitada por el Millalobo, y navega en su barca, gobernando los vientos y sirviendo de nexo entre el mundo acuático y el terrestre.

El Pincoy vigila que todo funcione bien en los dominios de su padre, y especialmente, gobierna la reproducción de peces y mariscos. Se dice que tiene el cuerpo de un lobo marino de gran tamaño, y que es irresistiblemente atractivo. Tanto, que no son pocas las mujeres que se han unido con él y luego han dado a luz pequeños lobos marinos. Su hermana, la Sirena -mitad mujer, mitad pez- se preocupa de cuidar a los paces, al igual que un buen pastor de ganado. De los tres hermanos, sin embargo, la más importante es la Pincoya.

La Pincoya representa la fertilidad de las aguas. Es una mujer hermosa, de largos cabellos dorados, y que con sus propias manos siembra los mariscos y los peces que alimentan a los humanos. Va semivestida con algas marinas. Cuando se la ve bailando con el rostro hacia el mar, los pescadores pueden estar tranquilos, pues habrá abundancia de peces y mariscos. Si baila con el rostro hacia la aldea, en cambio, habrá escasez. Los pescadores pueden hacer ofrendas para agrandar a la Pincoya y que esta situación se revierta. Esta bella mujer de los mares tiene también la misión de llevar hasta las playas a los hombres que naufragan; a los que han muerto, en cambio, los traslada, con ayuda de su hermana, hasta el Caleuche, el barco fantasma, en el que los muertos trabajan como parte de la tripulación.

Además de estos personajes, en el agua habitan el Cahuelche, un pez muy parecido a una tonina, y que con su llanto anuncia la muerte de algún humano; la Vaca Marina - que tras aparearse con los toros los condena al cuchillo carnicero, puesto que les quita la fuerza sexual-; el Cuero, una especie de mantarraya que succiona a sus víctimas, quitándoles la sangre; el Cuchivilú -mitad cerdo, mitad culebra, que destruye los corrales de pesca y devora sus peces y el Piuchén, que con una sola mirada puede matar o petrificar a quien lo contempla, y puede levantar enormes olas con su fuerza.  

En la Tierra
Sin duda que el mito más conocido en las tierras chilotas es el del Trauco, un hombre pequeño, musculoso, fuerte y contrahecho, de no más de 80 centímetros, y cuya mirada, extremadamente sensual y dulce, es capaz de hacer caer en un sueño de amor a la muchacha que lo mire. Espera a sus víctimas colgado en alguna rama del espeso bosque. Cuando la chica se acerca, él se pone frente a ella y luego de que su hipnótica mirada la ha dejado en trance, el Trauco la posee y la deja marchar. Su fertilidad es tal que la muchacha queda irremediablemente embarazada, aunque el hijo que nace de esta unión es completamente normal y la muchacha tampoco sufre consecuencias mayores de este ataque.

La Fiura es la esposa del Trauco; se trata de una mujer pequeña, muy fea, de extremidades delgadas, larga cabellera, enorme nariz y grandes pechos. Sus manos son deformes, y las mueve de manera retorcida y espasmódica, para "tirarle un aire" (hacer mal) a alguna víctima. Se complace entregándose a los hombres, a quienes exige, sin embargo, que no la miren. Todos los que la ven, quedan con su cuerpo torcido en algún sitio.

La Viuda acecha por los caminos a los viajeros solitarios. Con su magia, hace que se desboquen los caballos. Pálida, y siempre cubierta por un velo negro, escapa hacia las espesuras de quienes intentan perseguirla, y en ocasiones disfruta del amor con ellos. El hombre que tiene una aventura con la viuda despierta como ebrio, desordenado y con las ropas rotas.

La Llorona, otro mito extendido, cuenta de una mujer alta, delgada, de rostro verdoso y vestida de negro, con su larga cabellera al viento. Su vista anuncia a los enfermos que impostergablemente morirán durante el próximo cuarto menguante. Un ser especialmente maligno es el Basilisco, una especie de gallo con cuello de serpiente, nacido de un huevo de  gallo. Si se encuentra un huevo de cerca de un centímetro de diámetro de dura cáscara grisácea, se debe incinerar de inmediato. Si no se hace, en basilisco nacerá, y durante las noches robará el aliento y la saliva de alguien de la casa, haciendo que se debilite, empalidezca y, eventualmente, muera.

Hay otros personajes mitológicos relacionados con la brujería, como la Voladora, mensajera de los brujos, que para volar debe vomitar sus intestinos y dejarlos ocultos entre el follaje en una lapa de madera. Así se convierte en un ave llamada baida. A su regreso debe ingerirlos nuevamente  y retoma su forma humana. Si alguien roba sus intestinos, la Voladora será baida por un año y luego morirá.

El Invunche es el guardián de la caverna de los brujos. Generalmente los brujos raptan el hijo mayor de alguna familia para estos menesteres, pero hay padres que venden a su descendencia. A este niño se le quiebra una pierna y se le cose a la espalda, se le clausuran también todos los orificios del cuerpo (ojos, boca, nariz, oídos y ano), y sólo puede alejarse de la cueva dando saltos y por cortas distancias. Así los brujos pueden salir tranquilos, dejando a tan horripilante guardián.

Aunque los mitos son actualmente parte del patrimonio cultural, y se siguen contando, la mayoría de los chilotes no cree en ellos. Sin embargo, la magia sigue estando presente de otras maneras. La mayoría de los chilotes, más allá de su edad y condición social, cree en la brujería. Marcos Acevedo explica que las machis siguen gozando de enorme respeto entre la población, sus capacidades curativas no se ponen en duda.

Tampoco la existencia de brujos malos, capaces de hacer mal a sus enemigos es cuestionada. La mayoría de los chilotes tiene historias que podrían hacer erizar los pelos del más escéptico.

Por Ximena Jara M.
Ilustraciones:
http://www.proturchiloe.co.cl/mitologi.htm (interior)
http://www.puentedemadamelady.com/pincoya.htm (portada)

Compartir Share/Bookmark
blog comments powered by Disqus


Reserve Hotel

Destino
Fecha de llegada
calendar
Fecha de salida
calendar

Destacamos

$destacado->arti_titulo

La Chimba del Parque Arauco

Con un aire rústico pero moderno, este restaurant da la bienvenida con una carta multifacética, en la que destacan la potencia de los sabores y variedad de productos del mar y la tierra, con un especial aire criollo. De sus platos, compartieron con Chile.com la receta del Charquicán a los Ponchos, parte de la raíz de nuestra cultura culinaria... Otras Recetas Chilenas
leer más

$destacado->arti_titulo

Adiós a Dietas Express

No sirven. Así de tajante son los especialistas. Si quieres lucir con dignidad el traje de baño, lo mejor es seguir el consejo de los que saben...
leer más