SECCIONES

A LA CHILENA

SERVICIOS

HERRAMIENTAS

CORPORATIVO
EMPRESAS
Socio de IAB CHILECertifica.com
COMUNIDAD

LA MODA DE ANTES

¿Quién no se ha regocijado alguna vez recordando los años de juventud en los que uno juraba que mataba con unas tenidas, que al verlas en la actualidad, sólo provocan carcajadas espontáneas? Hay modas que causan más risas que otras, eso claro está. Pero, todos estarán de acuerdo, en que por ejemplo, para los hombres y mujeres, que hoy bordean los 30 años es prácticamente inevitable aguantarse las ganas de reir cuando recuerdan la época de adolescencia en las que galanteaban e intentaban sorprender a una chiquilla con unos inapetentes pantalones amasados, chaqueta de mezclilla arremangada a medio brazo y un espectacular y voluptuoso peinado escarmenado.

Son las modas, ante las cuales no importa los esfuerzos que se hagan, pues son muy pocos los invictos y, su paso marca una etapa rodeado de nostálgicos sentimientos. Además, del remordimiento -entiéndase en el buen sentido de la palabra- y, que sólo surge años después, cuando se miran las fotos y no se alcanza a comprender cómo la misma persona y el mismo cuerpo de quien vive en el 2004, pudo usar ciertos accesorios, ropas y peinados en una determinada etapa.

Pero no todo es tan triste. Porque, por otra parte y, haciendo un consciente examen de memoria, coincidiremos en que el sólo recuerdo de esa moda hace pasar más de un buen momento junto a los amigos. Por lo mismo quizás hay un dejo de nostalgia en todo esto, después de todo por algo existe un conocido adagio que dice que “todo tiempo pasado fue mejor”. O ¿no?.

Pantalones Amasados, Nevados y con Agregados
Sin duda, una de las prendas de ropa que marcaron tendencias fueron los pantalones. De distintos diseños y para todos los gustos se encontraban. Aunque se debe reconocer un aspecto importante y, es que en aquella época, los diseñadores no se dieron tregua para crear. Y es así como los distintos modelos que arrasaron por los años ochenta dieron para mucho. He aquí una muestra.

Escarbando en el baúl de los recuerdos nos acordamos de esos jeans tipo nevados, “top” en esa época -por qué desmerecerlo ahora- y, nos disculparan los lectores, pero debe ser producto de la edad, pero los relacionamos más bien con una moda para hombres. De no ser así, pedimos las merecidas disculpas y mucha, pero mucha comprensión.

O los pantalones con agregados de género en los costados, disponibles para el deleite de hombres y mujeres. Lo máximo, aún recuerdo que le pedía a gritos a mi mamá que me comprara uno de esos, porque a mi dulce edad no evitaba la envidia que me provocaban mis amigas que hacían pública ostentanción de su atuendo.

Pero, si de pantalones de los ochenta se trata no podemos obviar uno que fue sensación, y que para el regocijo de los jóvenes de entonces, no sólo nos entregaba pantalones sino también poleras y blusas. Nos referimos a las prendas amasadas, denominadas así por que su diseño emulaba una ropa un tanto arrugada. Así, los jóvenes, los no tanto y hasta los mini lolos podían disfrutar de hermosas tenidas, que por aquellos años popularizaba el cantante Miguelo, cuando todavía cantaba, claro.

De Chasquillas Paradas y Otros Peinados
Otra marcada tendencia de los ochenta la protagonizaron los peinados. Para hombres, tipo punk, con pelos parados, más largo abajo, casi rapado a los costados. Claro, al más puro estilo Gustavo Ceratti, Charly Alberti y Zeta. Sí, Soda Stereo, que a su vez, permítannos el recuerdo, imitaban a los integrantes del grupo musical Durán Durán.

Lo de los pelos parados inmediatamente después de la chasquilla también alcanzó a las mujeres, que con una onda mucho más potente demostraban felices que estaban super “in” con sus peinados. Pero, eso no es todo, porque al parecer en aquella época había una cierta obsesión con pararse los pelos. Y es que un poco después, probablemente ya en los 90, vinieron las chasquillas paradas. Seguramente, no son pocas las lectoras que ya esbozan sonrisas porque acaban de recordar su obsesión a las lacas.

Con figuritas de olas, de sauces llorón o rígidas hasta decir basta, las chasquillas hicieron furor. Y seguramente aumentaron las ventas de los productos de lacas fijas para el pelo, porque sin ellas no se podían mantener estos peinados. Sin embargo, no era lo único, las más convencionales podían usar un moñito más bien recatado, aunque siguiendo la línea, era un peinado que sobresalía pues era un poco más levantado. Eran algo así comos unos relieves inmediatamente después de la frente. Más conocidos como “jopos”.

Y si de pasar el calor se trataba, no fueron pocas las mujeres que se raparon justo arriba del cuello, y dejaban caer su pelo largo encima. Claro, que lo más usual era lucir ese rapado con algún moño o cola.

De las Rodillas Para Abajo
Pero, la moda no sólo abarcó a la parte más visible ante los ojos de los demás, porque los zapatos también fueron un “boom” por estas décadas. Quién no recuerda las botas que causaban furor con cada deslumbrante diseño con flecos que hacían sentir a cada mujer la más moderna vaquera del desierto con edificios y cementos. Si de colores se trataba los blancos no podían olvidarse.

Otra de las batallas de los pies estuvieron a cargo de las zapatillas con cañas. Toda una moda y, entre ellas la marca “Topper” ganó un preciado sitial llegando a ocupar el  monopolio de las ventas.

Para los hombres más rudos los bototos fueron por estos años un fiel compañero de cuanto joven galán desparramaba sus encantos por las calles de nuestro largo y angosto país. Eso, para los fríos días de invierno, porque aunque habían unos fanáticos que no se los sacaron nunca, en el verano el “boom” lo marcaba otra prenda igualmente cotizada. Hablamos de las alpargatas. De todos los colores para combinar con falda o pantalón, con short o mini, no fueron pocos los adictos a estos frágiles zapatos. Hombres, mujeres y niños, todos estaban locos con la moda de las alpargatas.

Y así podríamos continuar, dicen que la moda no incomoda y todo lo descrito es una muestra de ello. A lo largo de esta nota sólo hemos intentado el despertar alguna sonrisa en tu rostro, con el fin de hacer más llevadero tus días de trabajo en la ciudad. Y si eso se ha logrado nos damos por satisfechos. Modas de antes, recuerdos siempre gratos en nuestras mentes. Claro, que aprevechemos de disfrutar ahora porque en un par de años probablemente nos estemos riendo de lo que llevamos puesto hoy.

Por Carmen Luz Rivera.


¿QUÉ OTRA MODA RECUERDAS?

Compartir Share/Bookmark
blog comments powered by Disqus


Reserve Hotel

Destino
Fecha de llegada
calendar
Fecha de salida
calendar

Destacamos

$destacado->arti_titulo

El Caramaño, Una Picada de Años

Nos sorprende con un tradicional osobuco al vino blanco y una excelente promoción para los lectores de Chile.com: quienes mencionen este artículo obtendrán una plato de entrada gratis...
leer más

$destacado->arti_titulo

Tradición Chilena

Cuidando de mantener los sabores tradicionales de la cocina chilena, esa que recuerda la infancia, el restaurant La Copa Feliz está a punto de cambiar su carta. Sin embargo, quisimos rescatar una preparación que en su nombre encierra la picardía tan propia de nuestra cultura, un Arrollado de Huaso Caliente con Chilena y Papas Cocidas…
leer más