SECCIONES

A LA CHILENA

SERVICIOS

HERRAMIENTAS

CORPORATIVO
EMPRESAS
Socio de IAB CHILECertifica.com
COMUNIDAD

LA NAVIDAD LEJOS DE CHILE

- ¿Cómo pasaste la Navidad?
- Bien, súper, en familia.

Este diálogo se escucha con frecuencia en Chile después de la Noche Buena. Tras el ajetreo de la compra de los regalos, las familias se reúnen en casa de un tío o abuelito para pasar esa fecha. Incluso, algunos se reparten la velada: “comemos aquí y después pasamos por allá”. Típica solución que muchos toman para no dejar de compartir con un ser querido.

La Navidad llama a compartir un momento especial en familia. Sin embargo, no todos pueden gozar de ese privilegio. Es el caso de muchos chilenos que se encuentran en el extranjero, lejos de sus hogares. Por ejemplo, muchos matrimonios jóvenes que están en otro país echan de menos a padres, abuelos, tíos, hermanos, sobrinos, primos y amigos. Además deben adaptarse a tradiciones y costumbres navideñas que les son ajenas o, incluso, inexistentes.

Este es el caso de Alejandro Moya , quien vive desde diciembre del ’98 en Marruecos, un país regido bajo la estricta ley musulmán. Se fue con su mujer y sus dos hijas a Casablanca para asumir como director de las oficinas comerciales de ProChile en ese país. Su primera Navidad en ese país fue un completo desastre. Recién llegados se encontraron con el choque cultural: nadie celebraba la pascua. Es más, todos estaban viviendo el Ramadán, que constituye el período más importante para el mundo religioso musulmán. Durante todo un mes el país se paraliza a las horas de oración, que son nada menos que cinco al día, y todo gira en función de ello. “De Navidad cero”, cuenta Alejandro. “Ni siquiera podías comprar un adorno porque simplemente no hay”. Por suerte, ellos se habían llevado de todo para lograr, al menos en la casa, un ambiente navideño .

En busca del Viejito Pascuero

Fue tan dura esa primera Navidad en Marruecos que al año siguiente Alejandro y su familia optaron por viajar. En busca de pesebres, villancicos, árboles de pascua y viejos pascueros llegaron a España. Aunque pasaron la noche del 24 de diciembre comiendo en un Hotel, estaban felices. "Sin duda que no es lo mismo estar en un Hotel que en el living de tu casa, pero estábamos chochos con el espíritu que se vivía en España", nos describe Alejandro.

Esa rica experiencia la han repetido los años siguientes. Pese a que por motivos de trabajo, Alejandro no puede salir este año para Navidad, sí lo harán para Año Nuevo. Sin embargo, es una situación especial porque, en general, se han propuesto pasar la Nochebuena en países con costumbres occidentales.

En ese sentido, Alejandro compara su experiencia con la que tuvo en Corea del Sur, donde vivió años atrás. "Pese a que en ese país la mayoría de la población tampoco es cristiana, la influencia norteamericana es tan grande que los locales comerciales se llenan de artículos navideños, cosa que no pasa en Marruecos", describe.

Alejandro confiesa que ésta es la fecha en que es mucho más difícil no sentir nostalgia respecto de Chile. "Hay muchos detalles que se echan de menos. El clima es un factor que influye mucho, porque con el frío la gente tiende a encerrarse en sus casas, todo actividad termina más temprano y las calles están más solitarias", argumenta. Tanto echa de menos Alejandro a Chile que nos cuenta que le gustaría estar en Providencia o en un mall comercial de short y polera comprando regalitos de pascua. "Es que la falta de ambiente navideño es algo que se resiente mucho", expresó.

Primera Pascua fuera: "patética"

Francisca Fuenzalida vive hace cuatro años en Los Angeles, Estados Unidos y también echa mucho de menos el clima de Chile en esta época. Nos cuenta que la primera Navidad que pasó en ese país fue "patética". En Nochebuena salió con su marido a comer a un restaurante. "Lo que pasa es que aquí no tienes ninguna ayuda para hacer las cosas de la casa, entonces pensamos que sería rico salir a comer algo fuera. Además, queríamos ver a más gente y compartir ese momento", recuerda.

Con la excepción de la misa a la que asistieron después de la cena, para Francisca esa ocasión fue "terrible". Se acostaron temprano, en la casa no tenían ningún adorno navideño y la bandera chilena que colgaba de las paredes lo único que lograba era aumentabar las ganas de estar en Chile.

Con respecto a las diferencias culturales entre ambos países le llamó la atención que debido a la gran diversidad de religiones que tienen los casi 25 millones de habitantes de esa ciudad, la Navidad se centra mucho en la figura del Viejo Pascuero quedando fuera de contexto su verdadero sentido religioso.

"Mis amigos se sorprendían con el pesebre que yo tenía en mi casa. Yo creo que aquí la mayoría de los niños no sabe el verdadero significado de la pascua. En Chile se vive mucho más intensamente que acá y aunque he escuchado que la euforia por las compras ha aumentado mucho, te aseguro que no es comparable con lo que aquí se vive", comenta.

Dice que es una época de fiesta, que se toma como un período de vacaciones, ya que es muy frecuente que todos salgan de la ciudad. "Incluso, hay muchas tarjetas que no incluyen mensajes de Navidad, sino que hablan de las vacaciones", describe. Asimismo, explica que para los gringos la fecha más importante el Día de Acción de Gracias. "Es ahí cuando todos se las arreglan para estar junto a sus familias. Le dan mucho sentido a ese día".

Francisca y su marido tratan de coordinar sus vacaciones en estas fechas. Han ido a pasar las fiestas a casa de familiares en Miami y este año vienen a Chile. Están felices con la idea de volver a vivir esta fecha en su Patria. "Muero de ganas de estar para la Navidad en mi país, bien a la "chilensis", comenta alegre.

Primera experiencia lejos
Ricardo Cortes-Monroy y su señora Carola Gacitúa pasarán por primera vez estas fechas fuera de Chile. Hace seis meses que viven en Vevey, Suiza. La pareja ha gozado de la tranquilidad que caracteriza este período en Europa. Las calles adornadas con motivos navideños, mucha música y poco consumismo. "Aquí son pocos los habitantes (20 mil), por lo que casi no existe la obsesión que se tiene con los regalos y con las fiestas de oficinas de fin de año. En ese sentido, se puede sentir más profundamente el sentido verdadero de la Navidad", comenta.

Sin embargo, coincide con Francisca Fuenzalida con respecto a que predomina la figura del Viejo Pascuero por sobre la del niño Jesús en el pesebre. También lo adjudica a la diversidad religiosa. Pese a que no es tanta como en Los Angeles, porque la población se dividide principalmente entre protestantes y católicos, ambas religiones vinculadas al cristianismo, se siente la diferencia en relación con Chile. "En Suiza, la religiosidad se vive de una manera más privada, como en reserva", argumenta.

Ricardo también se ha sentido más nostálgico estos días. Es que aprecia mucho el valor que en Chile se le da a la familia. "Por supuesto que son fechas en que uno está más sensible", reflexiona. Además, hace sólo semanas que acaban de ser padres de un tercer hijo y es un aspecto que influye aún más para querer compartir con sus grupos familiares.

Mucha nostalgia

Pese a que Andrea Crignola ya lleva cinco años viviendo en Chicago esta época la afecta de manera especial. "Duele no poder estar con mis papás, hermanas y sobrinos. Te afecta el perderse tradiciones tan típicas en mi familia, como son los cálidos y cariñosos abrazos en la medianoche después de poner a Jesús en el pesebre", confiesa.

Por lo general ésta no es la fecha en que se da una mayor aproximación con la comunidad de chilenos. En general, las embajadas y los consulados no organizan nada especial, sino que se esfuerzan para congregar a los chilenos para Fiestas Patrias. "El 18 de septiembre se pasa increíble. Se comen empanadas, se toma chicha y se baila cueca", cuenta Francisca que ha festejado el dieciocho en Los Angeles.

En general, los entrevistados coinciden en que las celebraciones en los diferentes países en que residen son más íntimas, las familias son más chicas y todo se vive un poco más "puertas adentro" que en nuestro país. Todos concuerdan con que estar lejos de la familia es lo más difícil.

Y las palabras de Andrea reflejaron muy bien este sentimiento: "La nostalgia de no poder ver a los tuyos, no estar sentada comiendo junto a ellos en la cena de Navidad es lo más difícil. Lo único que queda es aferrarse a los recuerdos, esperar que todos estén bien y contar los días que puedan faltar para una próxima visita a ese país lejano y pequeño que se lleva dentro del corazón".

Participa en nuestro foro:
Cuéntanos tu Navidad más bella

Por Cristina Moeckel

Compartir Share/Bookmark
blog comments powered by Disqus


Reserve Hotel

Destino
Fecha de llegada
calendar
Fecha de salida
calendar

Destacamos

$destacado->arti_titulo

Hotel La Leonera Renueva su Cocina

Toda una nueva propuesta basada en la tradición chilena es la oferta que está desarrollando este tradicional lugar de la mano del chef Gonzalo Cruz, quien esta vez comparte con Chile.com la receta de una Pastelera de Choclo en Filete al Jengibre, una tentación en medio de la naturaleza…
leer más

$destacado->arti_titulo

Lo Mejor del Mar

Con una fuerte tradición de calidad y servicio, el Ibis de Puerto Varas se ha especializado en pescados y mariscos. Esta vez comparten con Chile.com unos tentadores Crepes de Mariscos...
leer más