SECCIONES

A LA CHILENA

SERVICIOS

HERRAMIENTAS

CORPORATIVO
EMPRESAS
Socio de IAB CHILECertifica.com
DEPORTES

SECRETOS DE UN CAMARÍN DE DAMAS

En silencio, imposible. Con música tecno o sound, casi siempre. Una oración grupal espontánea, algunas veces, depende del equipo. Pasado a perfume caro, colonia barata y cremas humectantes, fijo, no hay excepciones. Quejas por los maridos y por el cuidado o comportamiento de los hijos, en más de una oportunidad. 45 minutos frente al espejo arreglándose el moño, habitual. Pudor, sólo dos semanas, sobre todo entre las nuevas. Risotadas y tallas cruzadas entre una y otra, es parte del guión.

Así de simple y complicado a la vez, es un camarín de fútbol de un equipo de fútbol femenino chileno. Siempre entretenido y jovial, las tensiones y la adrenalina del grupo de damas no se nota – o se disimula- entre las cuatro paredes del estadio de turno. Si no fuera porque una que otra jugadora llega atrasada con la excusa típica- pero no menos cierta- que no tuvo con quién dejar a su hijo, se podría decir que en un vestuario de damas, el mundo de las bebidas de fantasía se hace realidad, sin estrategias publicitarias.

45 MINUTOS FRENTE AL ESPEJO
En Universidad de Chile, el campeón del actual torneo nacional, hay ciertas reglas del juego antes de poder ingresar a su camarín. La jugadora debe tener entre 15 y 25 años; por lo general no se admiten mujeres casadas, para evitarse problemas extra futbolísticos; y deben ser atléticas y seguir al pie de la letra una dieta alimenticia fijada por la nutricionista del club.

Isabel Berríos, una de las jugadoras símbolos del club, es nuestra soplona. “Nos citan una hora y media antes del partido, porque saben que nos demoramos cerca de una hora en vestirnos. Nos retrasamos mucho haciéndonos los moños, sobre todo las de pelo largo. Hay algunas que están 45 minutos frente al espejo. No es por algo estético, sino porque con el pelo tomado tenemos más claridad para cabecear. Hay otras niñas que se ponen cintillos. Es cosa de gustos, en todo caso...”.

“Uff, usamos cualquier cantidad de cremas y perfumes. No nos gusta salir con mal olor a la cancha. Nos gusta que se nos vean las piernas brillocitas... Para eso usamos cremas humectantes para todo el cuerpo. Hay algunas niñas que no usan nada, pero son las menos...Salimos a la cancha todas muy perfumadas. Hay algunas que llegan perfumadas y se echan más antes del partido. Son las fanáticas. Nos repartimos las colonias. Una lleva un día y le da a todas... es muy normal”.

¿Protectores de senos? “Los sostenes especiales son muy caros. Nosotras no los utilizamos. Si una pelota nos viene al pecho, generalmente, le hacemos el quite, a no ser que una compañera tenga muy pocos senos y no tenga problemas para amortiguarla... La mayoría nos corremos para atrás y la bajamos con el muslo”.

¿Pudor? "No para nada. Todas andamos desnudas por el camarín, sin problemas. Las nuevas tienen algo de pudor, pero se demoran uno o dos partidos para soltarse”.

¿Cábalas? "No. Sólo hacemos oraciones antes del partido. Pedimos que nadie salga lesionada, que ganemos. No tenemos guías espirituales, así es que la que está motivada en esos momentos dirige la oración... Nos abrazamos, nos felicitamos y nos damos ánimo. Ahí salimos a la cancha...”

BAILANDO AL RITMO DEL TECNO

En Unión Española, las puertas del camarín están abiertas a todas, siempre y cuando, la candidata la deje chiquitita , sepa pisar el balón y tenga personalidad para enfrentar a su familia, incluyendo hijos y maridos celosos y malhumorados. No hay distinción entre mujer casada y soltera, ni tampoco en la edad de las postulantes.

La arquera del club de colonia, Patricia Parada habla de sus historias puertas adentro.

“En el club es muy normal que lleguen algunas compañeras atrasadas porque tuvieron que darle comida a su hijo, porque tuvieron problemas de “permisos” de sus maridos; o porque sus maridos querían salir a otro lado y el partido les jodió el panorama”.

¿Música? “Siempre escuchamos música movía , como tecno y esas cosas. Aunque de repente escuchamos cumbias, porque la idea es subir el ánimo antes del partido. Cuando ponemos el “play”, empieza todo el rollo: conversamos, tiramos tallas y bailamos semi desnudas...”

“Nos demoramos harto en vestirnos, se nos pasa la mano con la conversa. Yo soy la que más me demoro, echo tallas con mis compañeras, me doy vuelta y vuelta, y nunca salgo a tiempo. Soy la última que sale del camarín y eso que soy la arquera. Nuestro entrenador siempre nos reta porque se nos pasa la mano con la cháchara ...”.

¿Bellas y audaces? “Todas las niñas tienen su crema, su aceite emulsionado y su bloqueador solar. Nos ponemos crema, mucha crema para que no se nos parta la piel con el pasto. Y también nos echamos harto perfume. Nos gusta salir bien olorositas a jugar. Es muy raro que una compañera no salga perfumada. Jugamos mejor, mientras más perfume usamos (risas)”.

¿Todas cabaleras? “Las mujeres somos súper cabaleras. Hay niñas que se ponen una tirita (cinta) café o roja en el pie. Yo uso una moneda de cien pesos en la planta del zapato. Otras usan cintas rojas debajo de la rodilla”.

¿ Moretones? "Los moretones son lo más complicado para nosotras, porque sabemos que si llegamos a la casa con una patá marcada en un muslo o en las canillas, nos van a retar nuestros maridos. Para evitarnos mayores dramas, si a una compañera se le hace un moretón, le aplicamos al tiro un desinflamatorio y una crema para que se vaya borrando el machucón... Nosotras somos bien femeninas, y nos gusta usar ropa bien escotada, entonces aparecer con un moretón es na’ que ver...”

¿Y el período? "Jugamos igual. Yo, por lo menos, cuando he andado en esos días juego mucho mejor, aunque me da miedo. Pero, de repente hay niñas que juegan súper mal y que llegan decaídas al camarín. Una, sin preguntarles, se da cuenta que están con su período. En la cara se les nota. Muchas le dicen al profe que no están en condiciones de jugar y que las ponga unos minutos en el segundo tiempo".

Y después del partido, ¿qué? “Nos echamos pintura. Algunas niñas se ponen lápiz labial suave, máscara para las pestañas y sombra; y otras ocupan pura crema. Las que salen con los pololos después del partido, se arreglan más y se pintan más... ¡Claro, porque si algunos no lo saben, aunque seamos futbolistas, nunca dejamos de ser mujeres!”.


Por Jorge Zapata

Publicado el 2000-10-30
Compartir Share/Bookmark
blog comments powered by Disqus


Reserve Hotel

Destino
Fecha de llegada
calendar
Fecha de salida
calendar

Destacamos

$destacado->arti_titulo

El Sabor del Divertimento

A pesar de sus inicios en la comida italiana, las tradiciones chilenas ganaron espacio y llegaron para quedarse hace ya más de tres años. Hoy nos entregan la receta de un costillar de cerdo al modo Chillán, donde se pueden apreciar los sabores que distinguen a la gente del sur…
leer más

$destacado->arti_titulo

El Sabor de la Patagonia

De la mano del galardonado chef Álvaro Barrientos, dueño de la Fuente Chilena, saborearemos unas lenguas de cordero en escabeche de vinagre de manzana…
leer más