SECCIONES

A LA CHILENA

SERVICIOS

HERRAMIENTAS

CORPORATIVO
EMPRESAS
Socio de IAB CHILECertifica.com
RECORRIENDO CHILE

EL TEATRO CAUPOLICÁN

El Teatro Caupolicán

En San Diego 850 ha habido de todo: música de los más variados estilos, deportes como el box o baloncesto; largas temporadas de circo, patinaje sobre hielo, encuentros políticos, religiosos, empresariales, congresos, fiestas, etc. Muchas figuras internacionales de distintas épocas, han estado en este lugar, entregando su oficio a distintas generaciones. 

El teatro fue construido por la Caja de Empleados Particulares y Periodistas en 1935 y hasta el año 1942 fue administrado por Echeverría y Fariña.

Desde el comienzo, la variedad de espectáculos y eventos fue amplia y con una gran concurrencia. Los primeros espectáculos eran curiosamente operas como "El Barbero de Sevilla", "Madame Butterfly" y "Rigoletto", además de las principales orquestas sinfónicas de Europa. 

La Epoca Dorada
Su nombre no siempre fue Caupolicán, ya que al comienzo se conocía como Teatro Circo, por ser este el principal espectáculo. Quien mejor lo explotó fue el iquiqueño Enrique Venturino Soto, propietario de la Empresa Chilena Cóndor y conocido él mismo como "el Cóndor".

El circo más famoso que estuvo aquí fue el de Las Águilas Humanas, con largas temporadas de exhibición. Sin embargo, los contactos y la habilidad del Cóndor, le permitieron intercalar un sinnúmero de eventos durante todos los días del año. Fue así que, ya cuando el teatro comenzó a llamarse Caupolican, los miércoles y sábado había lucha libre; los viernes eran del box, con personajes como Arturo Godoy, Fernandito y el más reciente Martín Vargas. Aquí destacó también "el Burro", un asiduo espectador que lanzaba acertados chistes.

Los domingos eran para la música, pasando por aquí personajes como Bill Halley y sus Cometas, los jazzistas Louis Armstrong y Duke Ellington, los cantantes Jorge Negrete, Lucho Gatica, Raphael, Lola Flores, Maurice Chevalier. También estuvieron aquí el Ballet soviético Berioska y ya más recientemente el Circo de Moscú, el Circo Chino y el Holiday on Ice, que en la década de los ochenta era lleno seguro. El resto de los días se exhibía cine.
Entre los espectáculos más extraños cabe recordar la fallida corrida de toros peruanos de 1954, los que al salir al ruedo se aterrorizaron con los focos y el espacio cerrado, quedando paralizados y atinando algunos solamente a tirar algo de tierra al público.

Los políticos también han sabido aprovechar la fama y la llegada popular del teatro, haciendo históricos encuentros que en el mejor de los casos para su conveniencia, lograron el conocido "Caupolicanazo". Entre estos figuran Jorge Alessandri, Frei Montalva y Allende, quienes han pasado por aquí y han sido presidentes de la república.

Nuevos Tiempos
Luego de la quiebra de la empresa en 1984, debido a la recesión de la época, el teatro fue adquirido por el Club Social Deportivo Colo Colo y pasó a llamarse Monumental. El rock fue aquí el espectáculo principal, hasta que la situación se agotó, quedando el inmueble abandonado y rematándose en el 2004.

Fue entonces que lo adquirió la familia Aravena, relacionada al espectáculo empresarial, inaugurando un nuevo Caupolicán a fines de de 2005, con el grupo argentino Los Nocheros.

Su actual administrador Antonio Aravena, es hijo del "Padrino, el fallecido empresario creador de los legendarios clubes de la década de los setenta, La Sirena y Disco Hollywood. Aravena cuenta que siendo su padre dueño del restaurante Mundial, ubicado frente al teatro, gestionó una de las primeras producciones externas a la administración de Venturino, para traer a Raphael. El  dueño publicitó entonces una foto del español y Frank Sinatra juntos y Aravena le hizo ver al "Cóndor" que estos cantantes no se conocían, a lo que el circense contestó que era una foto que el había recortado.

El Edificio
Hoy el teatro cuenta con calefacción central, doce baños y una capacidad aproximada de 6 mil personas, considerando una ocupación de un 80%, esto sin contar los asientos ubicados detrás del escenario. Posee además una sala de conferencia para 120 personas e incluso una pequeña sala, para presentaciones.

Con un diseño que nos recuerda a los anfiteatros romanos, con pista redonda y galerías alrededor, el teatro tiene cinco entradas, de las que hoy se ocupan tres: la principal de San Diego central, que permiten entrar a palco y platea y las laterales para acceder al segundo y tercer nivel. Las dos entradas traseras llamadas Lingue, se encuentran clausuradas; aquí se podía comprar los boletos más económicos.

Al ser un edificio de Conservación Histórica, hay elementos que no pueden ser intervenidos. Por eso las sillas en el techo de los pasillos: al no poder sacarse ni venderse, se tomó la idea de una discoteca italiana, para así cumplir con las exigencias municipales.

Compartir Share/Bookmark
blog comments powered by Disqus


Reserve Hotel

Destino
Fecha de llegada
calendar
Fecha de salida
calendar

Destacamos

$destacado->arti_titulo

Rescatando la Merluza

El chef Luis Cruzat, del Restaurant Latin Grill acaba de cambiar la carta y sigue con sus menús temáticos con los cuales ha conquistado hasta los paladares más exigentes. Hoy nos presenta la receta de una merluza en pasta de ostiones y crema de puerros...
leer más

$destacado->arti_titulo

Ovalle, de Las Estrellas Al Mar

Con característicos productos de la IV región, la chef Paula Larenas nos presenta Ovalle a través de su gente y sus sabores, con un Ceviche de Ostiones al Pisco y un Napoleón de Papayas…
leer más