SECCIONES

A LA CHILENA

SERVICIOS

HERRAMIENTAS

CORPORATIVO
EMPRESAS
Socio de IAB CHILECertifica.com
RECORRIENDO CHILE

OBSERVATORIO CERRO CALÁN

Observatorio Cerro Calán

El cerro Calán es el lugar desde donde lanzan los fuegos artificiales para el Año Nuevo, en la comuna de Las Condes. Aquí también se encuentra la cúpula que se ve desde algunos puntos de la comuna. Pero más que eso, es un centro de observación heredero de una historia astronómica nacional, producto de años de avances, esperas y desarrollo, pero finalmente dispuesto para quienes quieran asomarse al infinito del universo.

Nace la Astronomía en Chile
Los primeros antecedentes de un observatorio chileno datan de 1852, cuando el país compró al teniente James M. Gillis, los instrumentos y él donó los antecedentes de las investigaciones hechas en las instalaciones del cerro Santa Lucía.

Gillis, que había fundado el observatorio naval de EE.UU., venía trabajando desde 1849 con la asistencia de académicos de la Universidad de Chile, la que a la fecha tenía solo nueve años de funcionamiento.

En 1862, las casetas de madera del Santa Lucía dieron paso a las instalaciones en la Quinta Normal, bastante más idóneas. A la fecha ya se había podido armar un catálogo que contenía la posición de 999 estrellas. Es un comienzo lento y muchas veces con problemas en contra, como el telescopio que se mandó a importar y que se perdió en un naufragio, en 1865.

Fuera de este, sólo en Río de Janeiro había otro observatorio pero estaba limitado a asuntos más bien didácticos; a diferencia del observatorio de Santiago, que se relacionaba con centros de EE.UU., Inglaterra y Alemania, gracias al trabajo de expertos extranjeros en Chile.

Un Salto Cualitativo
A principio del siglo XX, el observatorio de Quinta Normal comenzó a presentar condiciones poco favorables para la observación, como el polvo de las calles, de los animales del zoológico y el creciente alumbrado de la ciudad.

Esto, junto con un impulso por parte del gobierno de Pedro Montt, permitió su traslado a la comuna de Lo Espejo, en 1911. En este entonces, se separarán labores y se creará el Instituto Metereológico y Geofísico en 1910, que ocuparía las instalaciones de Quinta Normal.      

Pero el mayor cambio fue en 1927: el director, que también fue siempre profesor de la Universidad de Chile, desde ahora dependerá directamente de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas y no del Ministro de Instrucción Pública.

El Cambio Definitivo
Con el paso del tiempo, la zona de Lo Espejo comenzó a poblarse, con el consiguiente problema de luminosidad nocturna, además de la cercanía con la Escuela de Aviación, que además de problemas de seguridad, comenzó a tener mayor importancia para el gobierno que el observatorio. Aprovechando esta situación, las instalaciones se trasladan definitivamente al Cerro Calán en 1960.

Esta es la época de la dirección de Federico Rutllant, quien desde 1950 ya venía generando importantes cambios en la administración, por lo que se adujo el mérito de haber transformado el Observatorio Nacional Chileno en un moderno centro astronómico.

Por lo demás, el personal científico aumentó considerablemente y también los aportes y contactos con sus pares en el extranjero. Rutllant comenzó las gestiones para establecer observatorios astrofísicos internacionales en Chile con los resultados del observatorio del Cerro Tololo en 1962 (en conjunto con las Universidades de Chicago y Texas) y el Observatorio Europeo Austral del Cerro La Silla, cuyo convenio se firmo en 1965, dos años después de la renuncia de Rutllant.
 
Los Aportes del Observatorio
En la actualidad, los procedimientos de observación son totalmente digitales. Muy atrás quedaron las primeras prácticas de observar directamente por el lente y sentarse en aquellas escalas de madera a dibujar por horas los cuerpos celestes y sus ubicaciones. En la actualidad las observaciones de hacen con imágenes de computadores, al igual que los cálculos y calces de datos, que permiten lograr procedimientos más acertados y rápidos.

Sin embargo, por muchos años los sistemas mecánicos fueron muy precisos y útiles en sus resultados, que también entregan conocimiento práctico para distintas áreas, como la geomensura, la sismología o directamente, para la aeronáutica espacial.

El Observatorio cuenta con un departamento de extensión, que entre otras cosas, coordina los programas de difusión y visitas guiadas, por precios muy accesibles, dirigidos a la ciudadanía en general. Para mayor información, visitar www.das.uchile.cl/

Compartir Share/Bookmark
blog comments powered by Disqus


Reserve Hotel

Destino
Fecha de llegada
calendar
Fecha de salida
calendar

Destacamos

$destacado->arti_titulo

Mar de Viña, Un Regalo al Paladar

En Providencia se ubica un tenedor libre de pescados y mariscos que hoy nos deleita con la receta de una Albacora a la plancha con salsa de puerros y papas mediterráneas... Revisa Otras Recetas Chilenas
leer más

$destacado->arti_titulo

Adolescencia Interrumpida

Las dificultades y los miedos que viven las niñas al saber que están embarazadas…
leer más